ads

Slider[Style1]

Style2

Style6

Style5[ImagesOnly]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]



La menopausia se vincula con muchos síntomas molestos, tales como sofocos, sudores, alteración del sueño, problemas con el ánimo, la memoria o la concentración, y cambios en la función sexual. Los médicos de Mayo Clinic recientemente revelaron los resultados de una investigación que demostró la existencia de una conexión entre la gravedad de los síntomas menopáusicos y una reciente experiencia femenina de abuso, sea verbal, emocional, físico o sexual.



Los expertos de Mayo Clinic presentaron los resultados del estudio titulado “Vinculación entre abuso y molestias por los síntomas de la menopausia: resultados del registro de datos sobre experiencias del envejecimiento, la menopausia y la sexualidad”, durante la conferencia anual de la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS, por sus siglas en inglés) en Las Vegas.

“Aproximadamente el 25 por ciento de mujeres dice que ha sufrido abuso durante el transcurso de su vida, y es conocido que eso puede tener efectos duraderos y de amplio alcance sobre la salud física y emocional”, comenta la Dra. Stephanie Faubion, directora de la Oficina de Mayo Clinic para la Salud Femenina y coautora del estudio. “El presente estudio examina si el abuso informado por la propia paciente y sufrido en el último año se vincula con la gravedad de los síntomas de la menopausia, y hasta qué grado”.

Con base a las respuestas de más de 3700 mujeres en la encuesta, los científicos de Mayo Clinic descubrieron lo siguiente:

  • En el último año, 6,8 por ciento informó haber sido víctima de una o más formas de abuso. De ellas, 96,8 por ciento informó sobre una experiencia de abuso verbal o emocional; 13 por ciento, de abuso físico; y 3,9 por ciento, de abuso sexual.
  • Las mujeres que informaron haber sufrido abuso reciente presentaron más síntomas molestos de la menopausia, tales como dificultades con el sueño, el ánimo, la memoria o la concentración, problemas de vejiga y/o intestino, además de dificultades con la función sexual.
  • No se encontró una correlación directa entre la gravedad de los sofocos o de los sudores nocturnos y los informes de abuso en el último año.


Este es el segundo estudio realizado por Mayo Clinic en base al Registro de Datos sobre Experiencias del Envejecimiento, la Menopausia y la Sexualidad (DREAMS, por sus siglas en inglés). Un estudio anterior reveló que la gravedad de los síntomas de la menopausia se vincula con las elecciones realizadas en el estilo de vida, entre ellos, la ingesta de cafeína.





Comentarios

«
Next
Entrada más reciente
»
Entrada antigua