ads

Slider[Style1]

Style2

Style6

Style5[ImagesOnly]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]



La Asociación Nacional de Avicultores -ANAVI- promueve el consumo de huevo en el país, ya que es una excelente fuente de proteínas, grasas saludables, vitaminas, minerales, antioxidantes y colina, en resumen, todos los nutrientes que el cuerpo necesita.


La ovoalbúmina es la proteína más completa que existe, ya que contiene todos los aminoácidos que el cuerpo necesita para crecer, mantenerse sano y reparar tejidos desgastados. El huevo contiene proteínas de alto valor biológico, muy importantes en la infancia, para un adecuado crecimiento, también son importantes en la tercera edad, para evitar la pérdida de masa muscular.

Las grasas saludables son indispensables para el buen funcionamiento del cuerpo, el huevo contiene grasas monoinsaturadas, como las del aceite de oliva, las cuales son beneficiosas para la salud cardiovascular.

El huevo contiene casi todas las vitaminas, entre las que son solubles en agua destaca el complejo B y dos huevos aportan el 84% de requerimiento de vitamina B12. Entre las liposolubles, las solubles en grasa, se encuentran las vitaminas A, D, E y K, que gracias a la grasas monoinsaturadas de la yema son fácilmente utilizadas en el cuerpo.

Entre los minerales que el cuerpo necesita, el huevo contiene el fósforo que ayuda a la formación de huesos y dientes, el zinc muy importante para el sistema inmunológico y el crecimiento, y el selenio potente antioxidante.

La colina es necesaria para el desarrollo normal del cerebro y el sistema nervioso, especialmente durante la gestación beneficiando el feto, previniendo defectos de nacimiento y los primeros años de la infancia. En los adultos también es importante para el transporte y metabolismo de las grasas y para el funcionamiento de los riñones. Un huevo contribuye a la dieta con el 55% de las necesidades de colina de un adulto.

La luteína y la zeaxantina son dos carotenoides que le dan el color amarillo anaranjado a la yema del huevo, ambos son importantes en el mantenimiento de la función ocular de las personas mayores, ayudan a prevenir los daños visuales que se relacionan con la edad, como la degeneración macular y el riesgo de cataratas.

Todos estos nutrientes vienen envueltos en un envase naturalmente perfecto, que permite el intercambio de gases a través de la cáscara al mismo tiempo que evita el ingreso de microorganismos.





Comentarios

«
Next
Entrada más reciente
»
Entrada antigua