ads

Slider[Style1]

Style2

Style6

Style5[ImagesOnly]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]



Este proyecto planea introducir a Guatemala en el selecto grupo de naciones con capacidad técnica para operar satélites en el espacio.

Modelo de computadora de la configuración del primer satélite guatemalteco. El satélite contará con paneles solares para recolección de energía, un sistema de orientación que utilizará el campo magnético de la Tierra, equipo de comunicación Tierra-espacio y viceversa, y el prototipo de un sensor para adquisición de imágenes a diferentes longitudes de onda. El tamaño del satélite es de 10 centímetros por lado – estándar internacional llamado CubeSat. (Imagen cortesía de Universidad del Valle de Guatemala).

Un satélite está siendo diseñado y desarrollado en la Universidad del Valle de Guatemala (UVG) bajo la supervisión del doctor en ingeniería aeroespacial Luis Zea, egresado de la UVG, y el director del Departamento de Ingeniería Mecánica ingeniero Víctor Hugo Ayerdi. El objetivo principal es proveer a Guatemala con la habilidad de desarrollar satélites propios para la adquisición de datos que sean de beneficio para la población. Países desarrollados emplean satélites para el monitoreo de incendios forestales, uso de la tierra, planeación urbana, coordinación previa y posterior a desastres naturales, entre otros, pero Guatemala depende de otras naciones y organizaciones para obtener esta información.

El proyecto, que actualmente se encuentra en desarrollo en la UVG, es el primer paso para cambiar esto, y se enfoca en desarrollar la tecnología y procesos necesarios para diseñar, construir y operar un nanosatélite tipo CubeSat. Este tipo de satélite consiste en un cubo de 10 cm por lado y aproximadamente 1 kg de peso.

Adicionalmente, esto da la oportunidad a estudiantes de distintas carreras de trabajar en un proyecto de alto impacto, proveyéndoles con experiencia real en ingeniería avanzada. Antes de iniciar este trabajo académico, el ingeniero Ayerdi (desde Guatemala) y el doctor Zea (desde Estados Unidos) lideraron dos grupos de estudiantes que compitieron a nivel internacional en el diseño y desarrollo de un simulador de satélite, con lo que se sentaron las bases para el trabajo actual. A la fecha, veintitrés estudiantes de Ingeniería Mecánica, Mecánica Industrial, Mecatrónica, Industrial, Ciencias de la Computación y Tecnologías de la Información han participado, con la asesoría de ingenieros guatemaltecos y expertos internacionales, quienes apoyan el inicio de este campo de alta tecnología en Guatemala. El trabajo de los estudiantes y asesores ya ha sido presentado en conferencias internacionales y recientemente el estudio realizado para la selección de la misión fue aprobado para publicación en la revista indexada Journal of Small Satellites, donde el trabajo fue revisado por científicos internacionales.

La Licenciada María Luisa de Boehm, vicerrectora académica de la UVG, indica que “este proyecto constituye un paso trascendental para nuestro país y muestra el compromiso de la UVG con el desarrollo tecnológico. Esperamos que este proyecto sirva de ejemplo para que niños y jóvenes se interesen también en el estudio de la ciencia e ingeniería”.

Con respecto al impacto de este trabajo académico, el doctor Zea mencionó “la visión a corto plazo es la operación exitosa de este primer satélite para enseñarnos cómo integrar los diferentes sistemas del satélite: generación y administración de potencia la cual es adquirida a través de paneles solares, comunicación de Tierra al satélite y viceversa, y orientación del vehículo con respecto a nuestro planeta”. El científico también agregó: “a mediano plazo vemos el desarrollo de un segundo satélite, un poco más grande, que nos permita adquirir datos que validen nuestros procesos de adquisición y procesamiento de imágenes desde el espacio. Luego de eso, ya podríamos producir satélites similares, pero donde cambiamos el sensor para adquirir diferentes tipos de datos, por ejemplo, monitoreo de la presencia de cianobacteria en el Lago de Atitlán, o cómo la tierra está siendo utilizada para diferentes cultivos a nivel nacional. Claro está, para esto los estudiantes y el proyecto necesitan de todo el apoyo que se les pueda dar”.



La realización del proyecto requiere de elevados recursos económicos. Por el momento ya se ha sumado el primer aporte del sector privado. Seguros Universales S.A. se ha sumado al sueño de contar con un satélite guatemalteco. Al respecto, el licenciado Mario Tello, Gerente de Mercadeo de Seguros Universales, expresó que “con el compromiso de nuestra empresa para contribuir al desarrollo del país, proporcionamos el primer aporte para que este proyecto pueda salir adelante, y exhortamos a otras empresas y guatemaltecos a que se sumen contribuyendo con su granito de arena para que podamos ver un futuro más prometedor para Guatemala”.

Finalmente, y con respecto al impacto más allá de lo técnico, el ingeniero Ayerdi recalcó que “el trabajo principal es llevado a cabo por estudiantes quienes no solo le demuestran al mundo que en Guatemala podemos desarrollar tecnología de punta, sino a los guatemaltecos que debemos de luchar por nuestras metas sin importar lo difícil que parezcan”.





Comentarios

«
Next
Entrada más reciente
»
Entrada antigua