Slider[Style1]

Style2

Style6


Style5[ImagesOnly]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]



Contar con las mejores herramientas para realizar con éxito las tareas escolares, proyectos laborales o retos profesionales es de suma importancia. Para muchos, uno de los equipos indispensables es el monitor el cual deberá cubrir todas las necesidades dependiendo de la actividad para el cual será requerido. Pensando en ello AOC, líder mundial en tecnologías de visualización, brinda diez consejos para que elijas el monitor idóneo que te ayudará en todas tus labores del día a día.



1. Tipo de actividad para el que lo usarás. Antes de adquirir un monitor, es importante considerar el tipo de actividad que realizarás, es decir, si sólo lo utilizarás para hacer tus tareas escolares, navegar por internet, descargar contenido multimedia, jugar, trabajar en diseño gráfico, arquitectura, o editando video. También debe definirse el sitio en que lo usarás como la casa, el trabajo o negocio, una galería, un museo, en interior o al aire libre, etc.
Un monitor estándar con frecuencia de refresco de 60 hercios (60 Hz significa que actualizará la imagen 60 veces en un segundo) te será de mucha ayuda en el hogar para navegar en internet o ver videos. Pero si tus actividades están enfocadas al diseño, arquitectura o eres un gaming deberás buscar uno que brinde mayor fluidez en el movimiento de fotogramas y estos van desde los 120Hz hasta 240Hz.

2. Tamaño de la pantalla. El tamaño de tu monitor deberá ser pensado de acuerdo al espacio que tienes destinado para su instalación. Si bien, todos queremos una gran pantalla para ver todo de manera sobresaliente no siempre es la mejor decisión pues hay que analizar si cuentas con suficiente espacio en el escritorio, así como la distancia en la que el monitor quedará de ti pues probablemente si está muy cerca no obtengas una buena visibilidad. Las dimensiones de los monitores se indican en pulgadas que mide la diagonal de la pantalla y entre las medidas están las de 17 y hasta las de 32 pulgadas. Un tamaño ideal sería entre 22 y 27 pulgadas.
Si el espacio o el presupuesto es limitado puedes optar por un monitor que tenga integrada las bocinas. Por el contrario si ya cuentas con dispositivos externos de audio no será necesario preocuparse por este punto.
Más de 27 pulgadas serán útiles cuando manejes muchos programas con varias ventanas a la vez o cuando deseas instalarlo en una sala de juntas o una galería para mostrar contenido a muchas personas.

3. Resolución adecuada. La resolución está ligada al tamaño del monitor e indica la cantidad de pixeles que tiene la pantalla tanto de ancho como de alto y determinan en gran medida la nitidez de las imágenes. Lo más recomendable es que la resolución sea por lo menos de 1080p (1920 x 1080 pixeles). Este tipo de resolución es ideal en monitores de hasta 23 pulgadas y entre más pulgadas tenga el monitor lo mejor será una resolución mayor de esta manera obtendrás una imagen mucho más definida, por ejemplo, una pantalla de 27 pulgadas deberá tener una resolución de 2560×1440 o 4K, aunque debes estar consciente que esto aumentará el precio y que necesitarás una computadora con una tarjeta gráfica potente que tenga salida para video en 4k.

4. Tipo de panel. Esto refiere a la tecnología que la pantalla LCD ofrece. Aunque existen diversas tecnologías en los paneles, hay tres tipos más usuales y podrían ser los convenientes de acuerdo a tus necesidades:
a. El panel LCD Twisted Neumatic (TN), de bajo costo pero el más usado por los gamers ya que brinda una respuesta rápida y una tasa de refresco optima, aunque sus colores no son tan precisos y la imagen puede perderse si los miras desde ciertos ángulos.
b. Vertical Alignment (VA), son un poco más caros pero dan una mayor precisión de color.
c. In-plane switching de tipo LED (IPS), este último es mucho más costoso que los anteriores debido a ofrecen una calidad superior de imagen y ángulos de visión más precisos, sin embargo, estos no se refrescan tan rápido como los TN. Estos paneles son los más recomendables para quienes entre sus actividades se dedican al diseño gráfico, a la fotografía, video, por mencionar algunas.

5. Conectividad. Deberás asegurarte que las conexiones que tiene el monitor sean compatibles con tu computadora y con cualquier otro aparato que le quieras conectar, como una consola de videojuegos o un teléfono celular. La conexión más usada en la actualidad es HDMI, pero antes de dar por hecho que te servirá debes comprobar qué versión es. Hoy en día, existe la versión 1.4 para formatos estándar de imagen pero para contenidos 4k deberás revisar que sea 2.0. También hay otros puertos que son de mucha ayuda como el DisplayPort para computadoras que te permiten usar dos monitores, USB, DVI o Thunderbolt (para los que usan MAC).

6. Niveles de brillo y contraste. El brillo de un monitor representa la intensidad de luz que emite la pantalla. A mayor brillo será más capaz de mostrar imágenes en lugares muy iluminados e incluso en exteriores. Por otra parte, el contraste es la capacidad que tiene para mostrar tonos blancos, negros y colores intermedios. Una excesiva luminosidad puede lastimar la vista y si el contraste no es bueno puede convertir los negros en poco profundos. Lo mejor será que antes de adquirir tu monitor lo veas en funcionamiento.

7. Pantalla táctil, curva o 3D. Los avances tecnológicos nos dan la posibilidad de hacer más fáciles de usar los monitores táctiles, pues basta con tan solo tocar la pantalla para abrir un archivo, hacer zoom a una imagen, o ejecutar la función deseada, facilitando el uso de programas a los profesionales del diseño, la fotografía y la edición de video. Su uso también se extiende a comercios en los que ayuda a los usuarios a elegir menús de productos o para exhibiciones en centros de arte o museos.

Otros monitores que pueden ser de ayuda para los profesionales de las artes gráficas o para los aficionados de lo último en la tecnología son los de pantalla con diseño curvo pues les da la ventaja de crear un entorno envolvente, así como las pantallas 3D, sin embargo, hay que considerar que el presupuesto incrementará.

8. Ergonomía. Algo que casi no se considera al momento de comprar un monitor es la ergonomía y es un punto indispensable pues la base o pedestal es el que te ayudará a acomodar el monitor en la posición que más te funcione de acuerdo al trabajo que realices. Ya sea girándolo para colocarlo de manera vertical, modificar su altura o simplemente inclinándolo en el ángulo que dé la visibilidad más adecuada para que tus labores sean mucho más confortables.

9. Amigable con el medio ambiente. El cuidado del medio ambiente ha sido un tema de gran relevancia para los fabricantes quienes han optado por medidas que propicien un futuro ambientalmente sustentable, el cual se ha visto reflejado en la producción de los monitores pues cada vez utilizan más materiales alternativos, reciclables y libres de químicos y sustancias peligrosas para la salud y el medio ambiente. Una manera de saber que estás adquiriendo un monitor amigable con el medio ambiente es que cuente certificaciones que lo avalen como Energy Star la cual ratifica que tu equipo tendrá un consumo eficiente de electricidad, reduciendo la emisión de gas de efecto invernadero.

10. Garantía y soporte técnico. Una vez decidido el monitor que se adapta a todas tus necesidades, antes de pagarlo, cerciórate de la garantía que la marca ofrece pues esta será tu respaldo en caso de que llegara a presentar alguna falla. Igual de importante es que preguntes al vendedor sobre el soporte técnico o servicio al cliente que brinda el fabricante y de preferencia confirma que este servicio lo tengan en tu país o localidad ya que ellos podrán ayudarte a solucionar dudas o problemas comunes con tu producto, mucho más fácil y directo.

Con estos consejos y de acuerdo a tu presupuesto es que estarás listo para adquirir el monitor que te ayudará a realizar todas tus actividades con éxito.





Comentarios

«
Next
Entrada más reciente
»
Entrada antigua