ads

Slider[Style1]

Style2

Style6

Style5[ImagesOnly]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]

Style3[OneLeft]

Style3[OneRight]



Conscientes de la situación de las micotoxinas que afectan las cosechas de maíz a nivel país, y con el compromiso de brindar productos de calidad a los consumidores, GRUMA Guatemala comparte el proceso de la compra, conservación y trasformación de maíz en la producción de harina de maíz bajo un proceso industrial de nixtamalización.



La existencia de hongos en el maíz, como es sabido, no es un problema actual, sino más bien de muchos años atrás y que se da principalmente porque los granos poseen una microflora que incluye gran cantidad de hongos y bacterias. Estas dependen del clima en el que fueron producidos en el campo, condiciones de almacenamiento y composición de los granos para poder generar micotoxinas (entre ellos el aspergillus flavus y el penicillium que producen las aflatoxinas).

Gruma Centroamérica, empresa líder mundial en la producción de harina de maíz y tortillas, cuenta con un estricto control de calidad en todos sus procesos, los cuales inician con la recepción de maíz. Posteriormente, el grano es muestreado y analizado para verificar el cumplimiento de estándares de calidad e inocuidad, los cuales contemplan características como temperatura, humedad, daño total, nivel de aflatoxinas, así como la presencia o no de insectos vivos; parámetros que sirven para la aceptación o rechazo de un lote determinado.

Según Santiago Del Pino, Gerente la operación en Guatemala, Gruma cuenta dentro de sus instalaciones con un área específica para la conservación del maíz.

“La secadora de maíz ayuda a eliminar el excedente de agua que tenga el grano, lo que garantizar periodos largos de almacenamiento. Los silos de almacenamiento, cuya función es preservar los granos contra las condiciones ambientales y plagas, cuentan con equipos adecuados para el transporte y manejo del mismo, así como con sistemas de aireación y de aplicación de fumigantes”, indicó Del Pino.

La estrategia de este proceso consiste en asegurar el abasto del grano durante todo el año, garantizando que tenga la mejor calidad y almacenamiento.

“Un aspecto importante de considerar, es la conservación del maíz, la cual permite mantener las características originales del grano hasta el momento de su utilización. Esto se logra mediante un adecuado control para que los factores que deterioran el grano sean minimizados, reduciendo la probabilidad de daño de la materia prima, concluyó Del Pino.

Gruma cumple con normas y requisitos que garantizan la inocuidad y calidad de sus productos. Enfocándose en prevenir la contaminación ambiental y mejorar la calidad del producto final; por eso Gruma ofrece la harina de maíz nixtamalizado MASECA que vela por la salud y satisfacción de sus consumidores.

Grupo Maseca (GRUMA) es la compañía global de alimentos, líder mundial en la producción de harina de maíz y tortillas, así como un productor importante en la categoría de trigo y productos derivados de la misma como panes planos o flat breads: Wraps, naan, pan pita, chapatti, base de pizza, entre otros; además de otros alimentos básicos como arroz, snacks, condimentos y palmitos.

Hoy en día GRUMA es la empresa global de alimentos. Líder en la producción de harina de maíz y tortilla a nivel mundial, así como un importante jugador en harina de trigo y alimentos básicos, Con marcas líderes en la mayoría de sus mercados cuenta con 101 plantas y presencia en más de 100 países, con mas de 20 mil empleados.





Comentarios

«
Next
Entrada más reciente
»
Entrada antigua