Es recomendable que la educación financiera forme parte de la educación desde niños, ya que preparará adultos productivos, eficientes, independientes en su forma de pensar y libres en la manera en la que manejan sus finanzas, con la oportunidad de alcanzar sus objetivos derivados directamente a partir de su propio trabajo. El Día del Niño es una buena oportunidad para practicar nuevas enseñanzas y actividades que fortalezcan el crecimiento de los más pequeños.



Las finanzas están presentes en todas las actividades del día y conforme las personas van creciendo los retos financieros se incrementan. Por esto, Mastercard, en su compromiso con la educación financiera, ha elaborado una serie de consejos para los padres e hijos:


  • Dar el ejemplo. Cuando vayan a comprar algo, convérselo con sus hijos, contarles cuál es el precio de lo que se desea adquirir y el tiempo que tomó reunir el dinero. Así no sólo valorará el dinero, también, todo lo que se compre con él.
  • Ahorre con sus hijos. Abran una cuenta de ahorros juntos y depositen dinero a la vez. De esta manera le enseñaras los conceptos de solidaridad, honestidad y trabajo en equipo.
  • Fijar objetivos. Ayúdalo a establecer metas de ahorro a corto y mediano plazo. Analicen el tiempo que les llevará para alcanzar cada una. Apóyalo y dale un estímulo, por ejemplo: por cada 1.000 colones que ahorre, tú aportas otros 1.000 colones.
  • Utilice sus juguetes y dales valor. Si su niño es muy pequeño para ahorrar, juegue con sus juguetes y dales un valor monetario. Empiece por la regla del trueque, para que pueda entender el concepto de intercambio monetario.
  • Oriéntalo en sus decisiones: respetar las decisiones de su hijo, le hará saber que es importante, al igual que el resto de los miembros de la familia. Sin embargo, es necesario que lo orientes en cuanto a sus compras. Explícale que antes de adquirir algo, debe considerar aspectos como: la calidad, duración, si requiere mantenimiento, etc.
  • Sea creativo para incentivarlos al ahorro. Conozca los gustos y preferencias de sus hijos para que estos sean los objetivos a conseguir cuando se trata de ahorrar. Pase tiempo con él a través de actividades diferentes.
  • Pídele que guarde sus recibos o apunte sus gastos. Aconséjele que tenga registro de sus gastos, para que de esta manera sepa identificar entre lo necesario y lo irrelevante.
  • Enséñele que el ahorro brinda independencia, planificación y libertad. Mencióneles constantemente los beneficios de ahorrar y ser inteligente con las finanzas personales. Saber tomar decisiones correctas sobre el dinero es saludable.

Comentarios: